Bellotas germinadas de quercus canariensis

Siembra de Quercus canariensis

A principios de Diciembre, aproveché una visita a Cádiz, para acercarme a la joya natural que constituye el parque natural de los Alcornocales. Una sucesión de sierras situada entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo, que reciben los vientos cargados de humedad del mar, y por ende, las precipitaciones son muy abundantes.

Esta alta pluviometría, unido a las suaves temperaturas que allí se dan, hace que el quercus canariensis encuentre un hábitat óptimo, ya que es la quercínea que más requerimientos hídricos necesita, apareciendo en contados lugares más en la península ibérica a modo de núcleos muy reducidos y muy hibridados con otras quercíneas, y formando masas más puras en el atlas marroquí.

Recolecté un número prudente de bellotas que supiera que iba a poder sembrar, 40 para ser exactos, las mantuve en una bolsa con algo de humedad y en exterior en Madrid, ya que al ser invierno, las temperaturas bajas hacen que se ralentice la germinación.

Bellotas germinadas de quercus canariensis

Sustrato

Al tratarse de semillas recalcitrantes, no se pueden mantener de un año para otro con los recursos con los que cuento, por lo que la siembra de este tipo de semillas, ha de ser en el mismo año de su recogida. Ésto pasa con castañas, hayucos o bellotas.

El sustrato que empleé, es el sustrato universal Compo, en un 60%, ya que es una tierra con nutrientes, tiene un ph ligeramente ácido, cosa que necesita esta especie, y mantiene una aireación buena. La mezclé con un 40% de sustrato natural del sitio donde van a ir plantados para que se adapten bien y porque en el sustrato natural suelen caer esporas de hongos que facilitan la micorrización de la raíz y así incrementan el crecimiento y salud de la planta.

Contenedores empleados

Al ser semillas grandes y que poseen una raíz pivotante bastante importante, he empleado contenedores de 7 litros y 40 cm de alto, y macetas más pequeñas de 3,5 litros. Todas tubulares con rejilla para el autorepicado y con estrías antiespiralización, para garantizar la buena formación del sistema radicular y que cuando esté plantada en el suelo definitivamente, tenga a disposición los nutrientes y agua que necesite.

Quercus canariensis sembrados en contenedor forestal

Ahora toca esperar a que los 40 robles o quejigos andaluces sembrados salgan seguramente a partir del mes de Marzo. Iré mostrando la evolución.