Hayucos, recolección y germinación (Problema de hayucos vacíos)

No todos los años la recolección de hayucos es una tarea fácil. Ésto es debido a que el haya es una especie vecera, es decir, una especie que presenta vecería o diciéndolo de un modo más sencillo, que descansa un año después de cosechas más o menos grandes, no produciendo fruto o produciéndolo en muy baja cantidad.

A parte de tener en cuenta el factor antes citado, hay que tener en cuenta otros factores. La recolección de hayucos se suele llevar a cabo entre el mes de Octubre y primeros de Noviembre (dependiendo de la zona), pero una vez abierta la cúpula de cuatro valvas que los envuelve, los hayucos quedan al descubierto siendo más fáciles de depredar por la fauna. Es cierto que aun estando la cúpula cerrada puede haber pequeños orificios por donde se introduzca algún insecto para comérselos, pero en general están más protegidos contra éstos, la desecación y cualquier amenaza externa.

Hayucos en el árbol

Recolección de hayucos con valvas todavía cerradas

Este año me he pasado por los hayedos en estas fechas. Un poco antes de lo habitual para la recolección de hayucos. Este año la verdad que las hayas están cargadas de fruto y la mayoría todavía sin abrir, (le quedan unas semanas).

Como se puede ver en la foto, las valvas que envuelven los hayucos, aunque estén todavía verdes, se puede observar que los hayucos están ya bien formados. Si acaso, hay que dejarlos madurar unos días, pero los hayucos germinaron a la siguiente primavera como pongo en el enlace anterior.

hayucos con las valvas cerradas

Para la recolección de hayucos, a diferencia de años anteriores en los que cogía los hayucos que veía en el suelo, he recolectado varias valvas todavía cerradas de ramas que salían a la carretera que atraviesa el hayedo y que su destino era quedar machacadas por los coches. Al estar todavía cerradas me he encontrado con que gran cantidad de éstas están sin madurar del todo, como es lógico, pero ya están formadas del todo y la mayoría están sanas a diferencia de las que están en el suelo o de las que aún están en el árbol abiertas así que no habrá problemas para su germinación.

En conclusión. Este año he intentado evitar el encontrarme hayucos vacíos o vanos cogiendo directamente las cúpulas que los envuelven aún cerradas ya que están más protegidas de factores externos. Es verdad que me he encontrado semillas afectadas e inviables también, pero su número ha sido muchísimo menor a las que había en el suelo ya caídas, las cuales la mayoría estaban estropeadas.

Al coger las cúpulas de los hayucos aún cerradas hay que esperar unos días, y al ir secándose ellas solas se abren soltando los hayucos que hay en su interior. Una vez tengamos los hayucos como con casi todas las semillas se ponen en agua 24 horas para desechar las que flotan (vanas) de las que se hunden (viables) y quedan dispuestas para almacenar o sembrar.

Cómo germinar semillas de haya, o hayucos

Con la llegada de la primavera, casi todas las especies están en plena floración y por supuesto, las semillas sembradas en los meses del otoño comienzan a despertar y van germinando. Hoy voy a contar el resultado obtenido con la germinación de hayucos en el mes de Ábril después de su recolección en otoño.

La verdad que el resultado no podía ser mejor. Casi todos los hayucos que sembré han germinado correctamente. Cuando recolecté los hayucos en el mes de Septiembre directamente del árbol, como he contado antes, la mayoría de ellos presentaba un aspecto muy saludable siendo viables la gran mayoría. Los que no eran viables los deseché poniéndolos en agua siendo éstos los que flotaban.

El resultado después de todo el invierno es el siguiente.

De dos bandejas forestales de 32 alveolos cada una, es decir, un total de 64 hayucos sembrados. Han germinado el 100% de los hayudos sembrados. Bien es cierto que ha habido entre tres y seis hayas que pese a haber germinado, no han tenido el suficiente vigor como para resistir y otras fueron muy tempranas y se han helado. Lo que viene siendo la selección natural, vaya.

Dejo unas fotos del resultado de la germinación de los hayucos casi en su totalidad.

hayas germinadas de hayucos sembrados

A partir de ahora, las jóvenes hayas han de guardarse en sitios con sombra lo más frescos posibles, ya que en esta especie y sobre todo el primer año las plantas son demasiado vulnerables a la sequía, calores extremos o a un ambiente demasiado seco. De hecho alguna vez que he cultivado hayas en Madrid, las hojas en verano han quedado totalmente secas y la planta ha acabado muriendo.

Los lugares más idóneos para resguardar a nuestras pequeñas hayas de todos estos peligros es meterlas en un sitio que tenga mucha vegetación. Ésto hará que gocen de un ambiente más húmedo y unos grados menos de temperatura que siempre agradecerán.

Más adelante iré contando la evolución de las hayas.

Para leer más sobre hayas: Haya (Fagus sylvatica).