Gayuba con frutos rojos en otoño

Gayuba (Arctostaphylos uva-ursi)

La Gayuba (Arctostaphylos uva-ursi) popularmente conocida como uva de oso es una planta rastrera que resulta muy familiar para los aficionados de dar caminatas al aire libre, ya que es muy común verla en bosques menos densos y en montañas de América, Asia y el norte de Europa.

La planta de gayuba es perenne de tallos rugosos pertenece a la familia de las ericáceas y nunca llega a sobrepasar el medio metro de altura. Sus flores de forma campaniforme son de colores blanco o rosáceo y florecen en forma de pequeños racimos de 5 a 7 flores durante los meses de marzo hasta julio.

Descripción de la Gayuba (Arctostaphylos uva-ursi)

Frutos

Sus diminutas bayas son el alimento preferido de los osos y aves, como de los urogallos y zorzales durante el otoño. Son pequeñas, carnosas, de un intenso color rojo vivo e insípidas. Y aunque resultan ser incomestibles para el ser humano, hay quienes la utilizan para elaborar confituras y mermeladas. La textura de los frutos de la gayuba es muy harinoso.

Gayuba con frutos rojos en otoño
Frutos de Gayuba en otoño

Hojas

Sus hojas consideradas como la parte más importante de esta planta, son de forma obovada, duras, pequeñas y de un fantástico color verde brillante. Por lo general, la encontramos tapizando los claros del camino en los bosques de pinos y robles, de las zonas rocosas de los Pirineos. Sin embargo, por lo que más destacan, es por sus maravillosas propiedades terapéuticas.

Flores

La Gayuba florece en primavera, entre los meses de Abril y Mayo, y muestra unas flores blancas con tonalidades rosas en sus extremos, son de forma acampanada.

Gauyuba en flor

Gayuba Propiedades

Las mismas hojas de la gayuba son las que tienen propiedades, ya que poseen una alta concentración de principios activos como taninos, glucósidos y flavonoides que aportan efectos astringentes y diuréticos sobre el organismo. Aunque, el principio activo que más destaca es la arbutina que, una vez ya hidrolizada, se convierte en hidroquinona. Esta sustancia resulta ser 100 % eficaz para tratar y combatir las infecciones del tracto urinario, gracias a sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias.

Hábitat

Por su hábitat natural la gayuba es considerada una planta alpina, sobre todo porque suele aparecer a partir de los 500 metros de altura hasta los 2500 metros. Para esta planta el suelo pareciera serle indiferente, ya que le da lo mismo crecer en terrenos silíceos que en calizos.

La misma ocupa perfectamente a menudo los claros y desmontes de encinares, grandes roquedos calcáreos y las orlas arbustivas de las áreas montañosas de la península Ibérica o de la cuenca del río Ebro.

Distribución en la península ibérica

En nuestro país se encuentra extendida en los grandes bosques de coníferas y robledales de las zonas rocosas pirenáicas, en gran parte del centro y mitad oriental de la Península Ibérica en Guadalajara. En Granada y Almería, abunda en sus sierras orientales, así como en las montañas de la Sierra de Baza y de su entorno. Como también en el Cerro Quintana, en el Picón de Gor y en el Calar del Descabezado.

Es de destacar que, en Andalucía, esta planta está protegida y sujeta a autorización administrativa en su proceso de recolección. Antes de utilizarla como un medicamento natural, es importante que se consulte con un médico. Además, no se recomienda su uso en niños.