Magosto Celta en Balboa, Provincia de León: Un Encuentro Místico con Pallozas, Castaños y Tejos

En el corazón de la pintoresca provincia de León, más concretamente, Balboa, se convierte en el escenario de una celebración única que rinde homenaje a las raíces celtas: el Magosto. Esta festividad, enraizada en la conexión ancestral con la naturaleza y la espiritualidad, toma forma de manera especial en este rincón lleno de encanto.

Balboa: Entre Tradiciones y Naturaleza Sagrada

Balboa, con sus callejones empedrados y su arquitectura que evoca tiempos antiguos, se erige como el anfitrión perfecto para el Magosto Celta. La llegada del otoño transforma el paisaje, y la comunidad se prepara para honrar la cosecha de castañas, un evento marcado por las antiguas tradiciones celtas que han perdurado a lo largo de los siglos.

Pallozas: Testigos de la Historia y Centros de Celebración

Las pallozas, construcciones tradicionales de piedra y paja con techos cónicos, se erigen como testigos mudos del tiempo en Balboa. Estas estructuras, que han resistido el paso de las generaciones, cobran vida durante el Magosto Celta. Adornadas con hojas de castaño y símbolos celtas, las pallozas se convierten en el epicentro de la celebración.

En su interior, las pallozas albergan ceremonias que conectan a la comunidad con sus raíces. Historias ancestrales se comparten entre generaciones, y la espiritualidad celta impregna el ambiente. Las pallozas, con su arquitectura única, son faros que guían a la comunidad de Balboa a través de su historia y les recuerdan la importancia de preservar sus tradiciones.

Castaños: Guardianes de la Abundancia y la Unión Comunitaria

Los castaños, imponentes y majestuosos, dominan el paisaje de Balboa y desempeñan un papel crucial en la celebración del Magosto. Estos árboles, que han crecido durante siglos en la región, ofrecen sus preciados frutos: las castañas. La cosecha de castañas se convierte en un evento comunitario, donde vecinos de todas las edades se unen para recolectar los frutos de la tierra.

En la noche del Magosto, las castañas se asan en fogatas al aire libre, creando un ambiente lleno de aromas ahumados y reconfortantes. Compartir las castañas asadas se convierte en un acto simbólico de unidad y agradecimiento por la generosidad de la tierra. Los castaños, con sus frutos abundantes, son símbolos vivos de la conexión entre la comunidad y la naturaleza.

Tejos: Guardianes Místicos de la Naturaleza Celta

En los alrededores de Balboa, los tejos, árboles sagrados en la mitología celta, añaden un toque místico al Magosto. Estos ancianos de la flora han sido considerados como guardianes de la sabiduría y la espiritualidad en la tradición celta. Durante la celebración, los tejos se visten con guirnaldas y símbolos celtas, destacando su importancia en la conexión entre la comunidad y la tierra.

El Magosto Celta en Balboa se convierte así en un encuentro místico con las pallozas, los castaños y los tejos. En este rincón de León, la celebración trasciende lo festivo y se convierte en un acto sagrado que une a la comunidad con sus raíces, recordándoles la importancia de preservar las antiguas tradiciones y la conexión con la naturaleza que ha definido su historia.

Tejo de San Cristobal de Valdueza.

Suscríbete al boletín de noticias de Repoblación Autóctona

Política de privacidad *