Materia orgánica, enmienda de suelos

¿Son iguales las enmiendas del suelo con materia orgánica?

La respuesta a esa pregunta es un rotundo «No». Cada clase de material tiene unas características específicas y problemas de manejo cuando se trata de usarlo como enmienda del suelo. Por lo general, la idea detrás de agregar cualquier material orgánico a un suelo es mejorar las propiedades del suelo para el crecimiento deseable de plantas y microbios beneficiosos para éste. 

El objetivo para mejorar los suelos sobre todo áridos, suele ser generalmente la estructura del suelo (formación y estabilidad de agregados), la retención de agua del suelo, el contenido y la retención de nutrientes de las plantas, y la estimulación de la actividad microbiana del suelo importante para el ciclo de nutrientes y la planta. disponibilidad de nutrientes.

Materia orgánica, enmienda de suelos

En una próxima publicación, detallaré la importancia de la materia orgánica en los suelos y discutiré cuánto se debe agregar regularmente para obtener sus beneficios. Hoy, sin embargo, quería presentaros las diversas clases de materiales que se encuentran con mayor frecuencia, sus diferencias inherentes y los problemas de gestión asociados. Todas las siguientes son fuentes de materia orgánica (materiales que alguna vez estuvieron vivos), pero es posible que no estén certificadas como enmiendas del suelo «orgánicas» reconocidas para su uso en la producción de cultivos orgánicos. Dicha certificación depende de la fuente y del fabricante/proveedor del material.

Materias primas vegetales

Este amplio grupo de materiales incluye recortes de césped sin compostar, hojas, desechos de poda, plantas de vid y hortalizas usadas del jardín, y desechos de cocina de origen vegetal como cáscaras, corazones, etc. La mayoría de estos materiales se pueden devolver directamente al suelo y se descomponerá en su lugar (especialmente si se incorpora) proporcionando el carbono tan necesario para el crecimiento microbiano, los nutrientes de las plantas y los bloques de construcción de agregados del suelo (gelatinas, polisacáridos, etc.) a medida que se descomponen. Estos materiales también son fácilmente compostables.

Dos cosas a considerar al usar materiales de este grupo son el área de la superficie de lo que se quiere descomponer y la madera. Para aumentar el área de superficie para el acceso microbiano y asegurar la descomposición más rápida, pique o desmenuce estos materiales lo más fino posible antes de incorporarlos al suelo para que los microorganismos incidan en una mayor superficie y así se reduzca el tiempo de descomposición. 

Los materiales leñosos a menudo tienen un contenido de carbono demasiado alto en comparación con el contenido de nitrógeno y necesitarán la adición de nitrógeno si existe la preocupación de que el nitrógeno se adhiera en las primeras etapas de la descomposición. Este período puede durar de seis a ocho semanas, por lo que se necesita nitrógeno suplementario en áreas de crecimiento activo, como jardines y macizos de flores. La recomendación es agregar 1/2 kg de nitrógeno por cada 50 Kg de material leñoso incorporado.

Composts y Abonos

Las prestaciones de este grupo de materiales son las mismas que las del grupo anterior. Estos proporcionan carbono para el crecimiento microbiano, nutrientes para las plantas y compuestos de construcción de agregados del suelo a medida que se descomponen en el suelo. Por lo general, no hay preocupación por el hecho de que estos materiales retengan nitrógeno, ya que los contenidos de carbono y nitrógeno están mejor equilibrados, aunque en el caso del compost la proporción de nitrógeno sigue siendo baja. Las dos preocupaciones principales con el uso de este grupo de materiales son la sal y el contenido de semillas de malezas.

Muchos de los estiércoles disponibles localmente, ya sea compostados o crudos, provienen de la producción de aves de corral, huevos, lácteos y carne de ganado. El contenido mineral de las dietas de estos animales puede ser alto, y el exceso de desechos minerales en forma de sales puede ser un problema en el estiércol crudo y, a menudo, en el compost. El análisis del proveedor u obtenido por el usuario puede ayudar a identificar materiales con niveles altos de sal que dañan las plantas y los microbios. Los niveles altos de sal también son posibles en los abonos de desechos de plantas municipales disponibles en muchos vertederos urbanos. Si el material tiene un alto contenido de sal, se requiere agregar agua adicional baja en sal para eliminar las sales por lavado del terreno debajo de la zona radicular activa una vez incorporadas al suelo. 

La semilla de malezas es principalmente una preocupación con los abonos no compostados. Las semillas de malas hierbas pueden sobrevivir a los procesos de digestión de la mayoría de los animales y permanecer viables en el estiércol crudo. El proceso de compostaje generalmente resulta en la muerte de las semillas de malezas ya que el compost alcanza altas temperaturas que hacen que estas semillas mueran, pero las semillas pueden permanecer viables en estiércol poco compostado (es decir, materiales que no alcanzaron por lo menos 60ºC durante el compostaje).

Biosólidos

Esta clase de materiales producidos a través del compostaje de desechos municipales de tratamiento de agua se compone principalmente de desechos humanos y conlleva muchas regulaciones sobre su producción y uso. Los biosólidos de categoría Clase A cumplen con requisitos estrictos para el compostaje para matar patógenos humanos y desnaturalizar muchos compuestos orgánicos que podrían presentar riesgos para la salud humana si se ingieren directamente. Sin embargo, estos materiales generalmente no son adecuados para su aplicación en jardines o en entornos de producción de cultivos donde el material puede entrar en contacto con partes de plantas comestibles. 

Los biosólidos son muy útiles en la recuperación de tierras y la mejora de pastizales, particularmente en sitios de restauración de incendios forestales donde existe una necesidad crítica de una mayor retención de agua, nutrientes para las plantas y compuestos estabilizadores del suelo en áreas desoladas por el fuego. Estos materiales también pueden ser útiles para la preparación y mejora del suelo debajo de áreas con césped en paisajes comerciales, en servidumbres de caminos paisajísticos y otros paisajes industriales, o para la producción de cultivos para biocombustibles donde el contacto humano con el material es mínimo o el cultivo no es para consumo humano.

Ácidos húmicos y fúlvicos

Esta clase de enmiendas del suelo con materia orgánica ha aumentado su popularidad durante la última década y pretende proporcionar ventajas similares a los otros materiales expuestos anteriormente. Esta clase de materiales, sin embargo, aunque sin duda se derivan de la materia orgánica, son generalmente residuos orgánicos que quedan después de que finaliza la descomposición. Estos compuestos que se encuentran comúnmente en las reservas de contenido de materia orgánica a largo plazo en los suelos, son resistentes a la descomposición. La mayoría de estos materiales se extraen en forma sólida o soluble de yacimientos de hulla u otros yacimientos de materia orgánica residual (turberas, turbas, etc.) y son, por tanto, materiales de explotación no renovables.

Debido a que estos materiales son de naturaleza residual y no se descomponen más en los suelos, no proporcionan compuestos de construcción de agregados del suelo que los productos de descomposición comunes a los otros grupos de materiales proporcionan a los suelos. Los nutrientes vegetales contenidos en estos materiales son generalmente nutrientes agregados a los productos de fuentes externas que se adsorben en la superficie del material. Estos pueden ser, y son liberados para el uso de las plantas al momento de la incorporación, pero un contenido muy bajo junto con tasas muy bajas de aplicación recomendada (debido a su alto costo), los convierte en fuentes muy pequeñas de nutrientes para las plantas. Estos materiales son, de hecho, enmiendas de materia orgánica y ofrecen sitios adicionales de adsorción en la superficie para los nutrientes de las plantas y el agua que pueden aumentar su retención en suelos de muy mala calidad.

Nota

Lo anterior no pretende promover o restar valor al uso de ninguno de los materiales enumerados, pero proporciona una comprensión básica de las propiedades importantes para optimizar su uso en un entorno determinado.