Sembrar semillas de ulmus laevis u olmo blanco

Como ya comenté en la entrada de qué semillas forestales recolectar en primavera, los olmos de todas las variedades peninsulares estaban incluídas entre ellas, y por lo tanto también lo está el ulmus laevis. Hoy voy a contar cómo sembrar semillas de Ulmus Laevis.

semillas de ulmus laevis

En el lugar había unos pocos olmos blancos de buen porte repartidos por una pradera de unos cuantos cientos de metros cuadrados en la que los olmos resistían al lado de la carretera. Presentaban un aspecto saludable en la mayoría de los casos, algunos con unas cuantas ramas secas pero nada preocupante. Se podía apreciar en ellos un gran número de semillas.

Era la segunda semana de Mayo y aunque para algunos olmos de la misma especie en lugares más calurosos por estas fechas sus semillas ya han caído al suelo, éstos de Segovia más tardíos por el clima más frío, presentaban sus semillas todavía verdes en un alto porcentaje y sólo algunas habían empezado ligeramente su maduración.

Había algunos ramilletes de sámaras que ya habían empezado a coger una tonalidad más en sintonía con una semilla madura. En el suelo no había ninguna semilla aunque poco importa ésto ya que en cuanto a olmos es más recomendable sembrar las que todavía no han caído al suelo.

Cómo son las Sámaras o Semillas del Ulmus Laevis u Olmo Blanco

Las semillas del Ulmus laevis están dispuestas en racimos de entre 10 y 25 semillas cada uno pudiendo ser más o menos.

Las sámaras cuelgan de unos pedúnculos más largos que los del resto de las especies de olmos ibéricas, es decir, que los del ulmus minor y los del ulmus glabra. Están también rodeadas por un ala membranosa que le permite ser desplazada a grandes distancias por el viento estando la semilla centrada en la sámara.

Una característica de estas semillas es que para almacenarse, tienen que tener unas condiciones especiales. Las semillas de olmo en general tienen que guardarse en sitios frescos.

La capacidad germinativa de las semillas de olmo disminuye conforme su grado de humedad es más alto, dándose casos en los que mientras las semillas contuvieran entre un 75% y un 85% de humedad su capacidad germinativa era nula. Dicho ésto, una vez recolectemos las semillas se deben dejar secar en un sitio aireado para que éstas pierdan su humedad y recuperen su viabilidad. Bien es cierto que hay que tener cuidado porque cuando el grado de humedad de las semillas desciende demasiado, éstas se pueden perder definitivamente.

Un grado apropiado de humedad en la cual mantienen una alta tasa de germinación es cuando está entorno al 10%.

Cómo Sembrar semillas de Ulmus Laevis

Una vez recogidas, procedo a revisar por encima las semillas y a separar las que están vacías (la mayoría) de las que han engordado y se notan abombadas al tacto. Éstas últimas poseen en la mayoría de los casos un embrión bien formado que dará viabilidad a la semilla.

Llega el momento de sembrar las semillas de Ulmus Laevis. Para ésto me he asegurado de dejar que pierdan algo de humedad durante dos días aproximadamente por la razón que he explicado antes y las esparzo sobre un sustrato esponjoso y aireado. Acto seguido las cubro con una finísima capa de sustrato, para que éstas queden tapadas y protegidas del sol y por lo tanto de la desecación. Las entierro más o menos bajo una capa que va de 2 a 5 mm aproximadamente y las riego pulverizando agua sobre ellas para no moverlas ni desenterrarlas y así el agua irá calando poco a poco en el sustrato.

Resultados de la Siembra de Ulmus Laevis

Transcurrida una semana o semana y media después de sembrar las semillas de Ulmus Laevis, comienza la germinación.

Antes que nada debo decir que la tasa de germinación de los olmos ha sido más bien baja. Ésto pienso que es consecuencia de que recogí las semillas sin estar todavía totalmente maduras, cosa que en los olmos hace bajar bastante el porcentaje de germinación.

En la germinación, primero de todo comienza a salir la raíz por la parte inferior de la semilla, y la parte aérea, es decir, el tallo y los primeros cotiledones justo por el extremo contrario. Poco después salen las primeras hojas verdaderas. Dejo unas fotos ilustrando el proceso.

En próximas entradas llevaré el seguimiento de los pequeños olmos.