Abedul (betula pubescens)

Introducción

El abedul (betula pubescens) es un árbol que se da principalmente en zonas frías. Desde los sistemas montañosos de la península ibérica, hasta Groenlandia pasando por toda Europa y el occidente del continente asiático.

En la península ibérica se le puede encontrar en todo el cantábrico, sistema ibérico, sistema central y algunos núcleos poblacionales aislados en el sur de Castilla la Mancha, siempre ligados a sistemas montañosos.

Suelen estar acompañados de otras especies de climas atlánticos, como pueden ser el acebo, serbales, hayas, tejos, pino silvestre, brezos, mostajos, avellanos, etc. Especies casi todas las citadas de menor talla, y que se benefician en sus primeras etapas de vida de la sombra y la protección de los abedules, que crecen con mayor velocidad.

Es muy apreciado en jardinería debido al colorido amarillo intenso que adquiere en el otoño. También por su corteza lisa y de color blanquecino, más acusada en los ejemplares mas jóvenes.

abedul betula pubescens

Características

El abedul es un árbol caduco que puede llegar a medir alrededor de 30 metros como máximo. Se le puede considerar como un árbol cuyo crecimiento es relativamente rápido, mostrando crecimientos realmente notables de hasta un metro por año cuando el árbol está en las mejores condiciones.

Suele ser el primero en colonizar lugares degradados. Por ejemplo después de un incendio, cuando el terreno queda muy expuesto a las inclemencias meteorológicas como el Sol, el viento o la lluvia. También coloniza los terrenos más yermos debido a que es una especie de bajos requerimientos en nutrientes, lo que le facilita crecer en lugares donde ningún otro árbol lo ha conseguido.

En la naturaleza, la función del abedul (betula pubescens), es la de preparar el terreno, enriqueciéndolo, protegiéndolo y aportándole la materia orgánica que harán posible la llegada de otras especies como el haya, roble, pino, etc.

Las hojas son aserradas y de un tamaño que ronda desde los 2 a los 5 cm de longitud. Una característica principal del abedul (betula pubescens) y que lo hace tan atractivo, es el color de la corteza, siendo ésta de un color blanquecino y de un tacto muy suave que se desprende en láminas que recuerdan al papel de fumar. Esta corteza es de estas características sobre todo cuando el ejemplar es más joven. Pero a medida que se va haciendo adulto, tiende a agrietarse y el tacto torna en más rugoso. También se vuelve más rugoso cuando cicatriza si se le infringe alguna herida.

Otra característica del abedul es que en muchas ocasiones, un único ejemplar tiende a formar varios troncos. Ésto se debe a que cuando la yema apical o la guía del árbol sufren algún daño. El abedul tiene una gran capacidad de rebrote, haciendo que emita varios tallos que finalmente acaban prosperando haciéndose de gran tamaño todos juntos.

Requerimientos

Suelo

Por la distribución que tiene, el abedul es un árbol que gusta de suelos húmedos y frescos, crece cercano a cursos de agua. También el suelo tiene que ser ligeramente ácido, es decir, tiene que tener un PH bajo.

Bien es cierto, que aunque puede parecer que es una especie vulnerable con la falta de humedad. Soporta razonablemente bien la falta de agua si está en un sitio fresco y las temperaturas no llegan a ser extremadamente altas.

Exposición

Si bien en su primer año, cuando la planta es más débil, el abedul tiene que estar a media sombra, protegido de los rayos del Sol directos en las horas de más incidencia. Cuando éste crece, es un árbol que puede estar en una exposición totalmente soleada. Siempre y cuando el suelo se mantenga húmedo y no padezca frecuentemente estrés hídrico.

Bibliografía relacionada

Arbolapp